Destino Argentina. Borges y Chale, mujeres artistas en la vanguardia

A partir del 14 de mayo de 2022

 

La exposición Destino Argentina. Borges y Chale, mujeres artistas en la vanguardia reúne a las artistas Norah Borges y Gertrudis Chale. En su obra podemos ver dos modelos de arte vanguardista en la Argentina de mediados de siglo XX.

Dos mujeres artistas cuya inquietud y viajes marcaron su trayectoria artística, al tiempo que dejaron sus huellas en el panorama vanguardista de los diferentes países donde se establecieron.

A Norah Borges, pintora del Ultraísmo, de la belleza y la modernidad, la podemos ver tanto dentro del arte argentino como del español, formando parte activa de las vanguardias a ambos lados del Atlántico.

Gertrudis Chale, pintora de la periferia, de lo originario, de los desplazados; es acogida como una pintora del mundo andino y la sociedad indígena argentina, siendo ella de origen vienés.

A pesar de las visibles diferencias en cuanto a la plástica y la temática de estas artistas, muchas son las cosas que unen a Gertrudis Chale y Norah Borges. Su formación europea, su estancia en las Islas Baleares y la huella que dejaron en ambas sus habitantes y paisajes, sus constantes viajes y ansia de conocimiento, su lenguaje sintético, su vínculo con la literatura y, por supuesto, su importancia en el arte de vanguardia argentino.

La exposición se compone de un total de 23 obras realizadas a partir del encuentro de ambas artistas con Argentina. En ella viajaremos por sus puntos en común, descubriendo lo particular de estas dos artistas en cada uno de ellos, para así reflejar y hacer justicia al papel que ocuparon dentro del arte contemporáneo latinoamericano e internacional.

Consulta la programación de la exposición aquí. 

 

+ -
Norah Borges (Buenos Aires, Argentina, 1901 – 1998)

Con unos inicios vinculados al expresionismo alemán y el cubismo, Borges desarrolla un arte influenciado por ambos que da como resultado un lenguaje caracterizado por la estilización de formas y figuras humanas a partir de composiciones romboidales, que descomponen los objetos y las superficies, creando una ilusión fragmentaria del plano.

A esta estética se la relaciona con el ultraísmo plástico por el papel que la artista desarrolló en este movimiento. En su obra posterior ligada al concepto de retorno al orden, período en el cual se centra esta exposición, mantiene algunos de los elementos claves de este movimiento.

En cuanto al color, Borges deja atrás una primera etapa marcada por los colores monocromáticos y fríos propios de las técnicas de grabado que empleaba, para caracterizarse por el uso de colores cálidos y puros en su obra madura. En ella vemos una mayor variedad cromática, en los cuales predominan los tonos tierra, verdes, azules y amarillos.

En sus representaciones de figuras hermosas vemos también la robustez de sus brazos, torsos y manos. En sus cándidos ángeles y figuras femeninas, Borges se retrotrae a la pintura prerrafaelista y flamenca, a la cual le suma sus experiencias personales tanto plásticas como vivencias y anhelos, para representar su mundo interior.

+ -
Gertrudis Chale (Viena, Austria, 1898 – La Rioja, Argentina, 1954)

Ligada en sus inicios también a los lenguajes vanguardistas europeos, Chale se siente atraída en un primer momento por el cubismo, del cual conservará el esquematismo y la eliminación de todo elemento anecdótico. Sin embargo, recupera para su lenguaje propio el uso de la perspectiva, al cual incorpora elementos expresionistas y surrealistas. Estos lenguajes que le permiten enfatizar los rasgos y el carácter de la realidad que nos quiere mostrar en sus obras.

A través de sus paisajes y personajes, entre las que destacan por número las mujeres, Chale nos muestra el carácter y la dureza de la vida en las comunidades indígenas y poblaciones rurales. Representa el carácter y la identidad de los poblados que conoce, plasmando en sus pinturas las sensaciones que ella misma percibía durante sus encuentros y convivencias, buscando evocar y no narrar.

En la obra que Chale realiza tras su llegada a Argentina podemos distinguir dos etapas. La primera de ellas, vinculada con sus inicios suburbanos, presenta un lenguaje de carácter racionalista y mayor colorido, con tonos ocres, azules, rojos, celestes, negros, naranjas y blancos. Su segundo periodo correspondiente al encuentro de la artista con el mundo andino. A partir de su primer viaje por el altiplano la paleta cromática de Chale se vuelve menos variada, lo que contribuye a la atmósfera surreal y atemporal que caracterizará su pintura. Sus representaciones son sincréticas, eliminando los elementos decorativos y anecdóticos.

CONTENIDO RELACIONADO