Obra gráfica en América Latina

Desde el 2 de mayo de 2019 el Museo Ralli de Marbella cuenta con una sala especialmente dedicada a aquellos artistas que destacaron en su trayectoria artística por el papel que en ella jugó el grabado y el dibujo.

Artistas como José Luis Cuevas, Luis Solari o Ernesto Banderas forman parte de esta muestra permanente, que viene a recoger tanto los estilos de los artistas como la ideología que los acerca a estos medios de expresión.

La relevancia del dibujo y el grabado en Latinoamérica

En las propuestas contemporáneas del arte latinoamericano de los años 60 en adelante se produjo un triunfo del grabado y el dibujo, como técnica y medio de expresión equivalente o superior a otros medios tecnológicos y experimentales (que sucedían en Europa, Norte América o Japón). Esta recuperación de una técnica tradicional, con una producción y capacidad de difusión más accesible, es la respuesta de las inquietudes y necesidades de artistas y público. De este modo pretendían democratizar el arte y ponerlo al servicio de los ciudadanos, como ya se hizo a través del muralismo y el arte en espacios públicos.

La elección de estas técnicas ha de verse como una declaración de intenciones, anteponiendo la función comunicadora del arte y la accesibilidad frente al desarrollo elitista que estaba sucediendo en el extranjero.

Así el dibujo toma una gran profundidad y significado. El grabado se convierte en una fuerte manifestación con identidad y un gran desarrollo de la técnica. La reproducción múltiple de la obra gráfica permite llegar al arte hasta los sectores más desfavorecidos, teniendo una gran importancia en la época el desarrollo del cartel.